LA PRIVATIZACIÓN DE LAS ADMINISTRACIONES PÚBLICAS


La falta de personal en las administraciones públicas, provocada por la ausencia de oferta de empleo público, las jubilaciones de una plantilla claramente envejecida, y la amortización de vacantes, empieza a pasar factura en los servicios públicos.

El diario Expansión publica una información acerca de la contratación de una empresa privada para cubrir varias plazas de ordenanza por parte de la Dirección Provincial de la Tesorería General de la Seguridad Social en Barcelona que ha puesto en alerta a la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-F), que teme que esto vaya a convertirse en una práctica habitual de las administraciones públicas ante la congelación de la oferta de empleo público.

De esta forma, se externalizan servicios dentro de una administración pública para cubrir puestos de carácter estructural que antes desempeñaban empleados públicos y que ahora ejercerán trabajadores del sector privado.

Desgraciadamente no es ninguna novedad. La externalización de servicios es práctica habitual en las administraciones públicas desde hace años. La cuestión es que, ante la carencia de personal funcionario y laboral, la privatización del servicio público será la nota predominante durante los próximos años. O eso, o no habrá servicio público, algo que parece importar poco a buena parte de la sociedad, que, lamentablemente, se ha dejado llevar por la constante denigración y el desprecio que gobernantes, empresarios y banqueros, muestran por todo lo que tenga que ver con el sector público.

En el caso particular de la externalización de servicios de la Tesorería General de la Seguridad Social en Barcelona, el contrato se adjudicó por un importe de casi 127.500 euros, un gasto muy similar al que realizaría la Administración, con la salvedad de que esta decisión beneficia a una empresa privada.

¿Dónde está la bondad de las externalizaciones desde el punto de vista de la reducción del gasto y del ahorro para el contribuyente? La diferencia está en una cuestión presupuestaria. En lugar de salir el dinero del capítulo 1 (gastos de personal), sale del capítulo 2 (gastos corrientes y de servicios). Una operación de maquillaje, ya que cuando se presentan las cifras macroeconómicas,  siempre se hace referencia al capítulo 1 a la hora de destacar la reducción del gasto en personal, pero no se dice nada al respecto del capítulo 2.

Además, los puestos de trabajo desempeñados por empleados públicos, tienen unas garantías de respeto a los principios constitucionales de igualdad, mérito y capacidad, aparte de que representan empleo estable. Las externalizaciones suponen contratos con empresas privadas, algunos de dudosa legalidad y otros claramente ilícitos, como tantos y tantos casos de corrupción nos salpican día a día, y suponen una fuente de empleo precario.

Y ya para terminar de rizar el rizo, la reciente reforma laboral permite el despido de personal laboral de las administraciones públicas cuando éstas acrediten insuficiencia presupuestaria, entre otras causas.

El desmantelamiento del sector público es imparable mientras la ciudadanía no comprenda que los servicios públicos son esenciales para la sociedad y que no es una cuestión de números. Hay servicios públicos que por su propia naturaleza, siempre serán deficitarios. El prestar o no prestar esos servicios públicos es la diferencia entre un país desarrollado y uno que no lo es.

Carlos Yebra Matiaci.

Anuncios

Acerca de Carlos Yebra Matiaci

Funcionario de carrera de la Administración General del Estado. Sígueme en https://twitter.com/cymblog
Esta entrada fue publicada en ARTÍCULOS, PRENSA y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a LA PRIVATIZACIÓN DE LAS ADMINISTRACIONES PÚBLICAS

  1. Cristina Santos dijo:

    Desde que se empezaron a externalizar servicios que habitualmente venían desempeñando los empleados públicos, aplicaciones informáticas por ejemplo, nos hemos preguntado qué ganaba la Administración, y acabas de explicarlo con claridad meridiana. Gracias.

    Como tú bien dices, Carlos, “El desmantelamiento del sector público es imparable mientras la ciudadanía no comprenda que los servicios públicos son esenciales para la sociedad y que no es una cuestión de números. Hay servicios públicos que por su propia naturaleza, siempre serán deficitarios. El prestar o no prestar esos servicios públicos es la diferencia entre un país desarrollado y uno que no lo es.”
    Pero discrepo un poco con el punto que la desaparición de lo público “…parece importar poco a buena parte de la sociedad, que, lamentablemente, se ha dejado llevar por la constante denigración y el desprecio que gobernantes, empresarios y banqueros, muestran por todo lo que tenga que ver con el sector público.” Desde luego que gobernantes, empresarios y banqueros hacen su intento manipulador para adoctrinar, pero no siempre es excusa echar la culpa a éstos, y me temo que demasiada ciudadanía recibe alegremente esa información y la interioriza, en vez de filtrar, reflexionar y preguntarse o preguntar.
    Por otro lado, los propios empleados públicos, ni siquiera los que estamos orgullosos de nuestro servicio a la ciudadanía, somos demasiado capaces o no hacemos lo suficiente para poner en valor la importancia de nuestro trabajo.
    Al final, se conseguirá entre unos y otros acabar con lo público, y quizá entonces la gente se dé cuenta que los empleados públicos somos algo más que el tópico de Larra y lo mucho que abarcan los servicios públicos en todos los aspectos de la calidad de la vida de los ciudadanos, y a lo mejor, aunque tarde, por fin somos millones más que miles en las calles.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s