RECORTE DEL GASTO PÚBLICO. SUMA Y SIGUE.


No sé si recordaréis la entrada que publiqué el 20 de marzo sobre la privatización de las administraciones públicas, acerca de la externalización de servicios y la contratación de personal a través de empresas privadas.

Ahora llega una noticia de esas que causan vítores entre gran parte de la sociedad, y que es la constatación de lo que en la entrada referida mencionaba. El diario Cinco Días publica que en los dos primeros meses del año, la administración central destinó 2.553 millones en pagar salarios, un 2,15% menos que el año anterior. Representa un ahorro de 56 millones de euros. Por otra parte, en febrero, el número de efectivos del Estado alcanzaba los 572.055 empleados, 13.000 menos que un año antes.

El Gobierno saca pecho y se muestra orgulloso de estas cifras. Una vez más, vuelve a hablar únicamente del capítulo 1, gastos de personal. Claro. ¿Y qué pasa con el resto de capítulos? ¿Acaso el único gasto de las administraciones públicas se da en el capítulo 1? ¿Y por qué no habla de lo que al contribuyente le cuesta la externalización de servicios? ¿Y de la cantidad de servicios públicos que están dejando de prestarse? ¿O del empeoramiento en aquellos que aún continúan? ¿A dónde pretenden llegar? ¿A que no existan empleados públicos en este país?

Si el modelo a seguir es el de la empresa privada, está claro hacia dónde nos dirigimos. A la ruina total y absoluta. Jamás habíamos visto semejante destrucción de lo público.

Empleados públicos y ciudadanía en general. O nos movemos o un día, cada vez más cercano, desapareceremos.

Carlos Yebra Matiaci.

1364225973_200670_1364292915_portadilla_grande

Anuncios

Acerca de Carlos Yebra Matiaci

Funcionario de carrera de la Administración General del Estado. Sígueme en https://twitter.com/cymblog
Esta entrada fue publicada en ARTÍCULOS y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a RECORTE DEL GASTO PÚBLICO. SUMA Y SIGUE.

  1. Cristina Santos dijo:

    Pues por desgracia, no puedo añadir más que lo que ya dije en tu entrada del 20 de marzo en lo que al pesimismo sobre el futuro de lo público se pueda referir. Me temo que no ha cambiado nada en la actitud de ninguna de las partes mencionadas entonces desde esa fecha.
    ¿Por qué solo parece existir el capítulo 1 para el gobierno y a lo que parece para los medios de comunicación? Aparte de lo dicho hasta el agotamiento (pero infructuosamente) sobre las intenciones para con los servicios y los empleados públicos, solo puedo decir que publicidad y ética rarísimamente pueden considerarse sinónimos.
    Cristina

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s