RESCATANDO VOY, RECORTANDO VENGO…


Cuando ya creíamos que los rescates habían concluido con los miles y miles de millones de euros regalados a la banca a costa del sufrimiento de la ciudadanía y de los recortes en los servicios públicos, el Gobierno nos anuncia un nuevo rescate: las autopistas de peaje.

Según publica el diario El Mundo, el secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda, ha justificado la necesidad de que el Estado rescate las autopistas de peaje en quiebra porque es “la responsabilidad es de todos”.

La responsabilidad de todos es tener una sanidad universal y gratuita, que fue modelo a seguir para los países avanzados de nuestro entorno y que los constantes recortes están haciendo retroceder a épocas ya olvidadas, e incluso a llevar a la Comisión Europea a lanzar un procedimiento de infracción contra España por no aceptar en los hospitales públicos de zonas turísticas la tarjeta sanitaria europea, obligando a los pacientes comunitarios a pagar por tratamientos que son gratuitos para los españoles.

La responsabilidad de todos es tener un sistema educativo no sectario ni segregacionista, público, igual para todos, en donde no se imponga la religión católica en un estado laico, en donde existan los suficientes recursos humanos y económicos para poder dotar a nuestro hijos de una educación de excelencia, sin necesidad de tener que emplear recursos públicos para la implantación de programas de este tipo en Bachillerato como los de la Comunidad de Madrid, y suprimir las ingentes cantidades de dinero público derivadas a centros docentes concertados o privados.

La responsabilidad de todos es terminar con las externalizaciones de los servicios públicos, como la reciente adjudicación del concurso por parte del Ayuntamiento de Madrid para la elaboración de inspecciones técnicas de edificios (ITE) y de intervenciones urgentes que los dueños se niegan a hacer, tareas que Unión Progreso y Democracia (UPyD) denuncia que deberían ser funcionarios y no empresas privadas del sector de la construcción los que realizaran estas labores, de acuerdo con las propias ordenanzas municipales, lo que supone además “un incentivo perverso” que podría llevarles a perder su imparcialidad al analizar los daños en un edificio.

La responsabilidad de todos es exigir que la banca genere crédito para las miles y miles de empresas que se están viendo obligadas a cerrar, con la consiguiente pérdida de puestos de trabajo, y denunciar campañas como las de la Comunidad de Madrid, una vez más, en las que ese mismo desempleado estará obligado a desempeñar un puesto de trabajo temporal de utilidad pública mientras las administraciones públicas despiden empleados públicos, amortizan puestos de trabajo público y no convocan ofertas de empleo público.

La responsabilidad de todos es, en definitiva, tener un sistema público fuerte y eficiente que permita prestar unos servicios públicos de calidad de todos y para todos.

Y mientras tanto, rescatando voy, recortando vengo, y a la ciudadanía, VOY JODIENDO.

Carlos Yebra Matiaci.

Anuncios

Acerca de Carlos Yebra Matiaci

Funcionario de carrera de la Administración General del Estado. Sígueme en https://twitter.com/cymblog
Esta entrada fue publicada en ARTÍCULOS y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a RESCATANDO VOY, RECORTANDO VENGO…

  1. Cristina Santos dijo:

    La responsabilidad de todos los ciudadanos, Carlos, o al menos la de aquellos que creemos que otro sistema es posible, es acabar con este gobierno y por ende con los flecos autonómicos y locales, que amparados en sus mayorías absolutas y con la excusa de sus mayores europeos de que hay una crisis, van haciendo de su capa un sayo y, arrasándolo todo, sacando, me temo el mayor beneficio personal posible.
    Están las tropelías que se están llevando a cabo en relación a los servicios públicos y a los empleados públicos, ya lo hemos comentado en este blog en anteriores ocasiones, tendrán consecuencias desastrosas para la ciudadanía abocada a un sistema desigual basado en la más burda de las versiones del capitalismo y en el más salvaje neoliberalismo: el que pague podrá y el que no a la caridad o al arroyo.
    Y alguien sacará buenos beneficios de todo esto.
    Pero es que lo de las autopistas de peaje era un chollo anunciado. Si no funciona, se lo come el estado, menudo contrato.
    Obsérvese que el estado somos los ciudadanos que lo vamos a pagar, no el resposable de la firma de aquel chollo, que podría estar ahora perfectamente dentro del consejo de dirección de quien se va a beneficiar.
    Es responsabilidad de todos acabar con estos abusos, y no puedo entender que haya alguien que no lo vea claro.
    Excepto quienes se están enriqueciendo a nuestra costa, por supuesto. No crees, Carlos?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s