AUMENTO EN LOS GASTOS DE PERSONAL EN LA ADMINISTRACIÓN CENTRAL


Una vez más el diario El Economista denuncia la extraña forma de entender la austeridad en la Administración de este Gobierno en cuanto a costes de personal. Y es que los gastos de personal eventual del Estado se incrementaron el 8,8% hasta agosto, en relación al mismo mes del año pasado, y los altos cargos supusieron el 0,2% más. Por el contrario, el abono de las nóminas de los funcionarios representó el 2,1% menos que hace un año, y los pagos a contratados laborales disminuyeron asimismo, en el 4,2%, según el informe del presupuesto de pagos mensuales elaborado por la Intervención General de la Administración del Estado (IGAE).

Como ya publiqué en entrada de 22 de julio de 2013, este Gobierno parece mostrar especial saña con los empleados públicos (personal funcionario y laboral) pero en cambio muestra gran benevolencia para el designado a dedo (altos cargos, personal eventual y libres designaciones) para los cuales no existe austeridad sino barra libre, cuyo coste en gastos de personal sigue aumentando sin cesar mientras que para el personal mileurista en la Administración no le tiembla el pulso en volver a congelar sus salarios para el 2014, tal y como se prevé en la próxima aprobación de los Presupuestos Generales del Estado.

¿Austeridad o austericidio? Hipocresía, mentiras y falta de vergüenza.

Carlos Yebra Matiaci.

Anuncios

Acerca de Carlos Yebra Matiaci

Funcionario de carrera de la Administración General del Estado. Sígueme en https://twitter.com/cymblog
Esta entrada fue publicada en ARTÍCULOS y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a AUMENTO EN LOS GASTOS DE PERSONAL EN LA ADMINISTRACIÓN CENTRAL

  1. Cristina Santos dijo:

    De nuevo surge el gran término que creaste, Carlos, AUSTERICIDIO.

    Acertado y descriptivo, pero triste que nazca asociado al desmantelamiento sistemático de los servicios públicos y la sistemática aniquilación de los empleados públicos.

    Porque acabaremos aniquilados, y en la mentira y la hipocresía de la que hablas personas que adquirieron su puesto de trabajo mediante un procedimiento que garantiza que su labor se vierta en la atención a la ciudadanía y en garantizar el funcionamiento del estado independientemente de quien detente el poder cada vez están siendo sustituidas por otras elegidas a dedo, y cuya labor y fidelidad irán siempre más dirigidas hacia quien les da de comer y les favorece que hacia los ciudadanos, que en realidad, y paradójicamente son quienes aportan las cantidades que no pocos aprovechan de manera abusiva.

    Y así hasta desempolvar a Pérez Galdós y establecer un sistema de spoil-sistem a la española, en la acostumbrada línea de La que se avecina.

    Tu lo dijiste en aquella entrada del 22 de julio:

    “Funcionarios y empleados públicos. Somos un colectivo de casi tres millones de personas, con unas condiciones de empleo en cuanto a inamovilidad en la condición de funcionario de carrera que nos permiten el no temer por la pérdida de empleo. Pero resulta que somos el colectivo que tradicionalmente menos se moviliza. No somos conscientes del verdadero potencial que tenemos. Porque precisamente esa condición de inamovilidad es la garantía más importante de nuestra objetividad, profesionalidad e imparcialidad en el servicio público.

    ¿A qué estamos esperando para hacerla efectiva y denunciar todo lo que a diario estamos viendo y sufriendo en la Administración? Es nuestra responsabilidad. Con la ciudadanía y con el país.”

    Me gusta

    • Eso digo yo Cristina. ¿A qué estamos esperando? ¿Quizá a que nos caiga alguna migaja en forma de productividad, gratificación, comisión de servicios, adscripción provisional o dedazo? Lamentable. Muy lamentable el silencio y la pasividad de los empleados públicos por término general.

      Me gusta

      • Cristina Santos dijo:

        Y lo peor es que los empleados públicos no parecemos darnos cuenta de que estamos asfaltando el camino de nuestra propia destrucción.

        Me gusta

      • Y eso que se nos supone suficientemente preparados. Que no estamos hablando del común del pueblo que clama nuestra sangre como si fuéramos esclavos en los tiempos del Imperio Romano.
        ¿A qué puñetas estamos esperando? Empleados públicos y ciudadanía:
        ¡DESPERTAD DE UNA VEZ!

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s