PÉRDIDA DE PODER ADQUISITIVO DE LOS EMPLEADOS PÚBLICOS


Una vez confirmada la congelación salarial de los empleados públicos por cuarto año consecutivo, unido a la bajada salarial media del 5% del Gobierno socialista en el año 2010, junto con la supresión de la paga extraordinaria de Navidad del año 2012 del Gobierno popular, lo que supuso una importante pérdida salarial especialmente para los salarios más bajos, he elaborado el siguiente cuadro y gráfico en donde queda de manifiesto que los empleados públicos llevamos acumulada una pérdida de poder adquisitivo superior al 40% desde el año 1982 al 2012, sin tener en cuenta la supresión de la paga extraordinaria de Navidad, ya que el Gobierno del Partido Popular se comprometió a devolverla en 2015, incremento de pérdida de poder adquisitivo que se hace más patente a partir del año 2010 cuando Zapatero nos rebajó el salario en un 5% de media.

evolucion

poder adquisitivoSi a esto añadimos la congelación en la oferta de empleo público año tras año que está llevando al colapso al sector público, al no sustituir al personal que causa baja por jubilación u otras causas y que ha supuesto la pérdida de 218.000 puestos de trabajo públicos sólo en el año 2012, quizá tengamos que dar gracias a Dios o al Sr. Montoro en última instancia por conservar aún nuestros puestos de trabajo.

Si con estas cifras tan espeluznantes que demuestran la pobreza en la que nos están sumiendo a los empleados públicos los sucesivos gobiernos del partido socialista y del partido popular seguimos siendo incapaces de demostrar nuestro rechazo tanto en las urnas como en las calles, entonces no cabrá más que decir que tenemos lo que merecemos.

Carlos Yebra Matiaci.

Anuncios

Acerca de Carlos Yebra Matiaci

Funcionario de carrera de la Administración General del Estado. Sígueme en https://twitter.com/cymblog
Esta entrada fue publicada en ARTÍCULOS y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a PÉRDIDA DE PODER ADQUISITIVO DE LOS EMPLEADOS PÚBLICOS

  1. Sonia dijo:

    El cuadro es muy significativo, importante ver los datos de esa manera.

    De todas formas sin tener los datos delante, yo creo que en 2008 y 2009 la diferencia entre el IPC y la subida salarial también fue negativa, no sé si -1% o -2%.

    Me gusta

    • Lo único que puedo decirte Sonia es que cuando entré en la Administración allá por el año 1987 mi salario bruto anual era de 1.500.000 ptas, equivalente a unos 9.000 euros aproximadamente y en el año 2012 mi salario bruto anual ha sido de 21.000 euros, incluyendo 6 trienios y numerosos cambios de puestos de trabajo con la finalidad de conseguir rascar unos pocos euros más al año.

      De haber seguido en mi puesto de trabajo inicial y sin tener en cuenta los trienios, mi salario rondaría los 14.000 euros. Quiere eso decir que en 26 años de trabajo en la Administración, mi subida salarial ha sido de 5.000 euros en total, lo que supone un 55,5% de subida, mientras la inflación acumulada en esos 26 años ha sido del 84,6%.

      Las cuentas cuadran. La pérdida de poder adquisitivo en 26 años me ha supuesto casi un 30%. Contabiliza los años desde que empieza la serie (1982 a 1986) y verás que la pérdida de poder adquisitivo supera el 40%. Y así nos va.

      Todo esto que digo es demostrable porque guardo mis nóminas y certificados de IRPF y se los muestro al Presidente del Gobierno y a quien sea, porque yo, a diferencia de otros, no tengo nada que ocultar.

      Un saludo.

      Carlos Yebra Matiaci.

      Me gusta

  2. Cristina Santos dijo:

    Como hemos comentado en anteriores artículos de tu blog, Carlos, creo que la inmovilidad reivindicativa de la mayoría los funcionarios está asociada a una falsa sensación de seguridad por el carácter fijo de nuestros puestos de trabajo. Yo no me fiaría…

    Me atrevo a decir algo más, no incompatible con lo anterior. Cierta sensación de culpabilidad por la idea inculcada en nosotros y en el resto de la ciudadanía de que somos unos privilegiados.

    Y nos lo creemos.

    Eso tiene como consecuencia que nos aprieten hasta la asfixia, como a todos es verdad, pero nosotros creamos que aún debemos estar agradecidos.

    Pues yo tampoco se a qué. Conseguir mi puesto de trabajo me costó un esfuerzo importante, y desempeñarlo cada día con profesionalidad y compromiso en condiciones cada vez más duras me hace sentir tan trabajadora y agredida como los demás.

    Por eso creo firmemente que todo tiene un límite, que como trabajadores se ha superado el límite de abuso de nuestros derechos y por eso debemos actuar para cambiar las cosas, pero ya.

    O es que queremos volver al mito franquista del pluriempleo y el extraperlo?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s