¿QUIÉN DEBE SER FUNCIONARIO?


El diario El País publica un artículo bajo el título de “¿Quién debe ser funcionario?” en el que expone que los puestos vitalicios en la Administración cada vez están más cuestionados y plantea que algunas profesiones sí requieren de esa seguridad, pero que no es necesaria en todas.

No forma parte más que de la política de acoso y derribo que los empleados públicos y, sobre todo, los funcionarios de carrera, estamos soportando cada día con más intensidad, desprestigiando nuestra labor y cuestionando nuestra condición de inamovilidad en la condición como garantía de imparcialidad e independencia del poder político.

Parece que se quiere volver a los tiempos de las cesantías, y en ese sentido iba orientado el artículo publicado en este mismo blog el pasado 6 de diciembre con motivo del informe elaborado por el grupo de trabajo sobre evaluación del desempeño de la Comisión de Coordinación del Empleo Público, dependiente de la Secretaría de Estado de Administraciones Públicas del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, en donde se abre la puerta a la remoción o cese de un puesto de trabajo obtenido por concurso por obtener una valoración negativa en la evaluación del desempeño.

Que sí. Que es cierto. Que van a por nosotros. ¿A qué estamos esperando para denunciar esta persecución y reivindicar la necesidad de la existencia de los servicios públicos y de los funcionarios de carrera?

Carlos Yebra Matiaci.

1386702418_473511_1386754363_noticia_normal

Anuncios

Acerca de Carlos Yebra Matiaci

Funcionario de carrera de la Administración General del Estado. Sígueme en https://twitter.com/cymblog
Esta entrada fue publicada en ARTÍCULOS y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¿QUIÉN DEBE SER FUNCIONARIO?

  1. Cristina Santos dijo:

    Es evidente que van a por nosotros, Carlos. Lo hemos dicho ambos por activa y por pasiva. Indignados, con ironía, con sarcasmo, con desolación.

    A qué estamos esperando para denunciar este desolador presente y aterrador futuro? No lo sé. Los compañeros empleados públicos parecen satisfechos con la simple devolución de un día robado, una triste gratificación navideña, y alguna otra limosna.

    Qué panorama

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s