COMER EN EL MINISTERIO


13937138973748_464x0El diario El Mundo publica un artículo bajo el título de “El chollo de comer en el Ministerio” en el que hace repaso a los precios de restauración y cafetería en diversos ministerios. Destaca el Ministerio de Empleo como el preferido, en el que los funcionarios e incluso familiares directos invitados pueden comer por tan sólo 3,40 euros cuando justo enfrente, en el madrileño Paseo de la Castellana, el menú del día en los restaurantes no baja de los 10 euros.

Compara estos precios subvencionados de los ministerios con la reciente inclusión en nómina de los vales de comida de los trabajadores del sector privado para que coticen a la Seguridad Social, e incluso con el precio del menú de colegios y guarderías, donde hasta calentar el tupper en el microondas o utilizar las dependencias del comedor tiene precios superiores.

En La Moncloa, lo máximo que puede costar un menú del día es 6,60 euros. 4,10 si sólo se toma primero o 5,60 si sólo se toma segundo. Incluso primer plato y bebida (sin postre) por 3,25 euros. Además, cuenta con dos tipos de vales de descuento. Uno con 20 comidas con un ahorro del 10% y otro de 10 por el que se paga un 4% menos.

¿Demagogia? ¿Abuso? ¿Un nuevo ataque al funcionariado? Simplemente la realidad. ¿Deberían suprimirse las subvenciones a los servicios de restauración en los ministerios y a las empresas que los proporcionan? ¿Merece la pena entrar en este debate habiendo otras cuestiones tan graves y urgentes en este país? Se aceptan opiniones.

Carlos Yebra Matiaci.

Anuncios

Acerca de Carlos Yebra Matiaci

Funcionario de carrera de la Administración General del Estado. Sígueme en https://twitter.com/cymblog
Esta entrada fue publicada en ARTÍCULOS y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a COMER EN EL MINISTERIO

  1. csantosr dijo:

    Tienes toda la razón en que hay otras cuestiones más graves y urgentes, pero no puedo dejar de pensar, Carlos, que este artículo de hoy en El Mundo viene a unirse a la tendencia general de descrédito de los empleados públicos, y a veces de los servicios públicos a través de desacreditar a sus empleados.

    Y peor aún, a una política no muy de izquierda ni muy social, de obstaculizar la unión de la masa social y de la masa salarial enfrentándola con mensajes de privilegios adquiridos de unos trabajadores sobre otros, a través de informaciones a veces confusas, a veces incompletas, a veces populistas y casi siempre demagógicas.

    Y esa cuestión sí me parece importante y urgente.

    Trabajadores del sector público y del sector privado, estudiantes universitarios, de bachillerato y alumnos de colegio tenían subvencionadas hasta no hace mucho las comidas

    No es de justicia que se perjudique a los trabajadores del sector privado incluyendo en nómina los vales de comida para que coticen a la Seguridad Social, ni que el precio del menú de colegios y guarderías, o hasta calentar el tupper en el microondas o utilizar las dependencias del comedor tenga precios superiores a los de algunos menús de comedores de dependencias oficiales. Esto último en concreto, supera mi estupor y me indigna sobremanera. Es una vergüenza este trato desigual y que siempre viene a lo mismo, la pérdida sistemática de derechos.

    No es de justicia tampoco que puedan estarse dando abusos en los servicios de cafetería y restauración de distintos ministerios y dependencias oficiales, como el conocido asunto de los cubatas en el Congreso, que no analizo ni comento porque alargaría demasiado lo que ya de por sí es un largo comentario. Cubatas…

    Siempre he sido de la opinión de que en derechos lo ideal es que se igualen para todos en la mejora, no en el empeoramiento o la pérdida.

    Por eso, creo firmemente que en esta cuestión de las ayudas a los comedores de los colegios, institutos y universidades, a las comidas de los trabajadores, como en otras medidas de carácter social, deben recuperarse los derechos perdidos y tener carácter universal, vigilando y corrigiendo cualquier conato de abuso o discriminación. Lo que viene a ser lo normal en un estado social de derecho, vamos.

    Señores gobernantes actuales y futuros, me parece que todos ganaríamos más, ustedes incluidos, si en vez de gastar tanto tiempo y esfuerzo en cuidarse y defenderse de sus ciudadanos por todos los medios que se les ocurren, cumpliesen su cometido cuidando del bienestar de todos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s