YO NO SOY PARÍS


cazas_franceses_0.jpg.cfEscrito por Juan Carlos Aragón
Domingo, 15 Noviembre 2015 16:50

Qué cinismo, primo. El 28 de septiembre Francia bombardea en Siria posiciones del Estado Islámico sin el consentimiento de Damasco ni el del Consejo de Seguridad de la Onu. El 8 de octubre lo repite. Según Valls, se han alcanzado los objetivos, y el motivo del ataque ha sido la destrucción de campos de entrenamiento donde los terroristas planean ataques contra Francia, pero la precisión del ataque francés ha sido tanta que no han rozado a un civil. Los yihadistas tienen otra versión. La precisión no ha sido tanta y han matado niños. Lo de Francia, al parecer, no ha sido terrorismo, sino legítima defensa. La respuesta del Estado Islámico en París sí ha sido terrorismo. ¿Entiendes el concepto, primo? Yo ya lo voy pillando. Cuando Occidente ataca a Oriente es legítima defensa, cuando es al contrario se llama terrorismo. El 28-S y el 😯 los franceses mataban a los sirios a puñados, como si estuvieran friendo chanquetes. El viernes los del ISIS mataban a los franceses de uno en uno. Cuando Israel masacró Gaza hace poco más de un año bombardeando escuelas y hospitales, no mató a los niños de uno en uno, sino de 40 en 40. Ningún occidental de los que dice ahora Yo soy París dijo entonces Yo soy Gaza. Pero la diferencia en el tratamiento de los hechos se remonta un poco más atrás. Cuando los romanos echaban a los cristianos a los leones mataban santos. Cuando los cristianos se llevaban por delante a todos los que no comulgaban con su fe, sólo mataban herejes. Aquellos están en los altares y éstos en el mismísimo carajo. Los rotativos de la historia no han cambiado sus titulares desde el 368 hasta hoy.

El viernes, lo que me dio más rabia fue ver cómo, mientras los inocentes caían en la emboscada de Bataclán, el presidente francés salía en helicóptero del estadio. Así también bombardeo yo. No te jodes. Ya vimos en las Torres Gemelas, en el metro de Londres y en los trenes de Madrid que en nuestros países la seguridad nacional y la presidencial no es la misma, sino inversamente proporcional, como en cualquier república bananera. Y lo peor: lo vamos a seguir viendo. Preguntar por el origen y las causas ya no conduce a nada; están muy lejos. Es cuanto menos risible culpar sólo al fanatismo islamista y no mirar que, en nuestro propio ombligo, el fanatismo capitalista aplicado es sus dimensiones fronterizas e ideológicas, es el motor principal de todas las guerras de la historia de la humanidad. Pero ahora la palabra parece un tabú que debemos evitar para no provocar la alarma en la población: GUERRA. Estamos en guerra, queramos o no, porque nos la han declarado. Buscar la paz no pasa por firmar el pacto antiyihadista y apelar a la unidad de los demócratas, porque eso es una gran pollada sin contenido material alguno, como la condena enérgica, la vela y el lazo negro. No se trata de rendir homenaje a las víctimas sino de impedir que haya más

Los occidentales presumimos de unas democracias muy consolidadas y unos ejércitos muy poderosos, pero a la hora de la verdad tenemos los huevos a la altura del nudo de la corbata, en Damasco y en París. Algo no concuerda. Es evidente que aquí los buenos somos los mendas y los malos los otros, faltaría más. Aun así, no se trata de ser bueno o malo, sino de salvar la vida, y nuestra vida ya no está a salvo. Y que no se nos olvide lo más importante: los otros, los malos, tienen una ventaja sobre nosotros, los buenos, porque cuando a ellos se les va esta vida tienen otra, la eterna. Nosotros nada más que tenemos la que tenemos; por tanto, nos da más espanto perderla. Pero no nos espanta cuando las políticas económicas y militares que imponen los chulos a los que votamos llevan la miseria al resto del mundo. Querremos que vengan a Europa a hacernos la danza de los siete velos. Como decimos aquí, “mucho miedo y mu poca vergüenza…”. Cada vez tengo más claro que me ha tocado vivir en un hemisferio de gilipollas.

JUAN CARLOS ARAGÓN.

Anuncios

Acerca de Carlos Yebra Matiaci

Funcionario de carrera de la Administración General del Estado. Sígueme en https://twitter.com/cymblog
Esta entrada fue publicada en ARTÍCULOS y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a YO NO SOY PARÍS

  1. UN LECTOR dijo:

    Me alegro de no ser el único “bicho raro” que tiene estos mismos planteamientos o muy parecidos. Gracias por reflejarlo aquí

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s